Home

Viaje a Japón
  • CategoríaComunicados del Observatorio
  • PaísJapón
  • Fecha02/03/2016
  • Archivos
Invitado por el gobierno de Japón, el coordinador del Observatorio América Latina – Asia Pacífico, Dr. Ignacio Bartesaghi, participó del Programa de Vínculos de Amistad Japón – América Latina y el Caribe (Grupo Mercosur) desarrollado entre el 14 y 22 de marzo de 2016.
El programa implicó la participación en conferencias, visitas a instituciones públicas, empresas y ministerios, además de visitas culturales a museos, castillos y templos que permitieron una mayor comprensión de la historia y cultura japonesa. En el marco del programa se visitaron las ciudades de Tokio, Yokohama, Nagoya, Okazaki y Gamagori. Expertos brindaron exposiciones sobre el modelo japonés y su modelo de relacionamiento con América Latina, haciendo énfasis en la importancia de la cooperación, inversiones y presencia de empresas japonesas en la región. Asimismo, se expuso sobre la situación económica actual de Japón, la importancia de sus acuerdos comerciales y su política industrial, especialmente el caso de Toyota y otras empresas emblemáticas del país. El coordinador también visitó el Institute of Developing Economies dependiente de Jetro, donde mantuvo una reunión con investigadores especializados en América Latina y exploraron posibilidades de cooperación con el Observatorio América Latina – Asia Pacífico. Como resultado del programa, los integrantes del Grupo Mercosur pudieron observar las fortalezas y debilidades de Japón, así como las posibilidades de profundizar las relaciones con América Latina. Entre las principales fortalezas identificadas por los participantes se destacan la disciplina; el desarrollo en ciencia y tecnología, el desarrollo económico liderado por una industria de última generación, el desarrollo institucional y en infraestructura así como la importancia de la planificación estratégica. En cuanto a las debilidades, Japón sigue mostrando suma dependencia en los recursos naturales, sufre los impactos medioambientales y enfrenta un enorme desafío demográfico (envejecimiento de la población). América Latina podría jugar un papel para mitigar parte de las debilidades de Japón, tanto en su tendencia demográfica negativa, los aspectos medioambientales o en la exportación de recursos naturales. Para ello será necesario seguir avanzando en una integración cultural y económica, entre dos actores que presentan una enorme potencialidad por tratarse de economías complementarias. La primera edición del programa mencionado colabora en ese sentido, ya que permitió a los participantes conocer más sobre los diferentes aspectos que hacen de Japón una potencia a nivel internacional, la que es esperable profundice en mayor medidas sus relaciones con América Latina.